lunes, 18 de mayo de 2015

Las 4 claves sonoras que nunca deberías perder de vista

Como  la mayoría de todos vosotros que os apasiona el sonido,  yo también leo  cualquier documento, blog o tutorial que pueda servir para mejorar mis  técnicas sonoras. Pero hay algo que últimamente me está llamando mucho  la atención, y es que vengo encontrándome con multitud de tutoriales o  reportajes que nos ofrecen títulos como "los 14 pasos para una mezcla  perfecta", o "La fórmula definitiva para potenciar tu sonido". Y la  verdad es que de primeras, solo por el título, me producen un cierto  rechazo, me producen cierta desconfianza, e incluso hacen que me sienta  torpe... y entonces cada vez que veo un título de éstas características  lo primero que me viene a la cabeza es -¿Así que resulta que todos éstos  años de experiencia y todos éstos cursos y masters que has realizado se  pueden reducir a una fórmula mágica de 14 pasos?- y el segundo es  -¿Seré Pringao?-
Pero entonces leo el documento en cuestión y cuando termino de leerlo me doy cuenta que no existe tal formula mágica como prometían en el título.


Mi  intención está muy lejos de hacer crítica a éste tipo de artículos o de  tutoriales, ya que con una sabia y responsable lectura se puede sacar  alguna buena conclusión o alguna buena idea dentro de todo el artículo,  incluso me he encontrado con alguno que de verdad me ha sorprendido para  bien, pero si no sabes interpretar lo que te están diciendo, o si te lo  tomas todo como una verdad absoluta, tus mezclas seguirán sonando igual  que siempre, ya que no habrás mejorado tu técnica.
 
Así que,  con tanto documento sobre recetas sonoras mágicas que andan pululando  por la web, creo que ahora es el momento perfecto para lanzar un poco de verdad sobre todo esto y compartir con vosotros las  "No fórmulas mágicas" que yo utilizo para conseguir un buen sonido. Lo he llamado “Las cuatro claves sonoras que nunca deberás perder de vista”.

No son pasos que debas seguir uno tras otro, no son tampoco técnicas concretas de procesamiento sonoro, tampoco es una fórmula… simplemente son 4 consideraciones que recomiendo tener siempre siempre siempre en cuenta cuando estés trabajando con nuestro sonido.


-CLAVE Nº1 - CONSTRUYE UN DISEÑO SONORO:


Tal  y como concebimos el sonido en MonsterTracks, no existe lugar alguno  para los moldes sonoros.
Tenemos que entender que cada sonido es único,  cada fuente sonora contiene una personalidad concreta, inimitable,  exclusiva, irrepetible, y por lo tanto cada fuente sonora necesita de  una dedicación concreta y exclusiva también.
En el momento en el que  utilicemos un patrón concreto para diferentes fuentes sonoras, para  diferentes mezclas o para diferentes proyectos nos estaremos cargando el  pilar básico sobre el que se sostiene cualquier un proyecto, el diseño sonoro.

Entre las  tareas de un diseñador de sonido, se encuentran planificar, crear, y lograr que los sonidos tengan una línea narrativa propia.

El  diseño sonoro es un término muy utilizado en cine y teatro, pero en  la industria discográfica existe la figura del Productor, y  quizás por ésto no se utiliza mucho el término de Diseñador de Sonido en  la industria musical.
Considero que los Productores, muchos de ellos  quiero decir, no llegan a abarcar todas las cuestiones sonoras que están  en juego, ya que se encargarán mayormente de cuestiones  musicales, pero en cuanto a las cuestiones sonoras suelen dar pautas bastante grosas y conceptuales y es en éste punto donde nosotros,  como responsables de sonido, tendremos que encargarnos de todos aquellos  aspectos sonoros que el productor no está contemplando.

Si eres capaz de recrear en tu cabeza los  sonidos de tu proyecto, la profundidad sonora, los elementos acústicos  en juego, las texturas, etc. ya tienes la mejor guía que puedes  encontrar para lograr un buen sonido y ya tienes tu estrella polar que  te guiará durante todo el proyecto, en definitiva ya tendrás creado tu  diseño sonoro.

Te recomiendo que escuches las maquetas de las bandas, asistas a sus ensayos, hables mucho con el productor y que escuches referentes musicales para ayudarte a generar el diseño sonoro.






-CLAVE Nº2 - ANALIZA TUS RECURSOS:


Una vez que ya tienes  claro cómo vas a querer que suene tu proyecto te va a resultar mucho mas  fácil tomar las decisiones correctas para conseguirlo. Pero antes de  pasar a la acción deberemos hacer un análisis de todos los elementos con  los que contamos a nuestro alcance para conseguir  nuestro sonido, sin  lamentarnos de los que no tenemos, porque no podemos estar refugiándonos  en la escusa de no tener ese previo a válvulas que suena tan bien, o  esos plugins tan maravillosos para conseguir un buen sonido. 
Tienes un  diseño sonoro y lo tienes que conseguir con los medios que tengas a tu  alcance.

Empieza por analizar tus  fuentes sonoras. Si tienes varios tipos de bombo, o varios  amplificadores, o varias guitarras... analiza cada una de ellas y sobre  todo fíjate cuales son las que mejor se adaptan al diseño sonoro que  tienes en mente. Ni el mejor plugin del mundo es capaz de modificar  tanto un sonido como lo hace cambiar de una fuente sonora a otra. En el  caso de que trabajes con samples, muchas veces estarás peleándote para  sacar un buen sonido con plugins, pero finalmente te darás cuenta que  elegir un nuevo sample es mucho mas rápido y efectivo que intentar  transformar el que ya tienes.

Después analiza la microfonía  con la que cuentas, los previos que tienes, el número de canales  simultáneos que puedes grabar, la acústica de tu sala, los procesadores  con los que cuentas y la capacidad de tu DAW. Con éstos elementos serás  capaz de amoldar a la perfección los recursos técnicos a tu diseño  sonoro, y podrás generar un proceso de producción sonora ágil que te  permitirá no perder de vista la sonoridad del proyecto. Lo interesante  de éste análisis es que en ocasiones te obligará a modificar  el diseño  sonoro para adaptarlo a tus recursos, porque quizás te hayas dado cuenta  que para conseguir lo que en principio habías diseñado no tienes  recursos suficientes. 

Por ejemplo supongamos que te has imaginado una  batería muy definida en cada uno de sus elementos pero realmente solo  cuentas con 4 canales de grabación. En éste caso lo ideal sería darle  una vuelta a tu diseño sonoro e intentar llevártelo a otro lado sabiendo  que tu batería solamente podrás grabarla con 4 micros.  






-CLAVE Nº3 - FIDELIZA EN GRABACIÓN:

En  grabación tienes que conseguir el sonido que realmente buscas.  La típica frase de lo arreglamos en postpro es cierta, pero la lectura  correcta es que en postpro estarás arreglando una fuente sonora en lugar  de mezclarla.Es increíble la cantidad de recursos que tenemos en una  sesión de grabación para conseguir el sonido que buscamos y lo poco que los usamos.

Desde luego  en éste post no quiero adentrarme en el aspecto técnico porque sería muy  extenso y me llevaría uno o varios post para contarlo, que no lo descarto hacer para futuros posts, pero sí puedo  adelantar que utilizando uno u otro micro, jugando con las posiciones y las  distancias de los micros, modificando los patrones polares de los  micros, utilizando unos u otros previos o cambiando de instrumentos o  fuentes sonoras, estaremos ecualizando y modificando las dinámicas de  los sonidos que grabamos. Y por eso es muy importante no perder de vista  los recursos que tienes a tu alcance saber aplicar todas bien las  técnicas y fidelizar tu diseño sonoro.
 







-CLAVE Nº4 - CONTROLA LA OBJETIVIDAD SONORA:


Pongamos las cartas sobre la mesa. ¿Cuántos de vosotros habéis estado modificando por ejemplo una eq y después de un rato os habéis dado cuenta de que el plugin estaba en bypass? Lo que quiero es que penséis en la fragilidad que tiene nuestra objetividad sonora. La mente nos hace muy malas pasadas, sobre todo cuando llevas horas encerrado en el laboratorio sonoro.

Es imprescindible encontrar sistemas que te ayuden a mantener la objetividad para tomar buenas decisiones en la mezcla y fidelizar tu diseño sonoro. Yo suelo tener en consideración lo siguiente:


  • Antes de aplicar cualquier plugin tengo que conocer y ser absolutamente consciente de qué es lo que quiero conseguir aplicando ese plugin. Y si no tienes claro qué es lo que buscas planteate que a lo mejor lo que sucede es que no necesitas aplicar ningún plugin.

  • Cuando proceses una pista hazlo escuchándola junto con el resto de las pistas. Por muy bonito que suene un sonido cuando está solo, no quiere decir que cuando lo oigamos con el resto vaya a funcionar. Éste es un truco superefectivo que hará ahorrarte mucho tiempo en mezcla.

  • Haz comparaciones honestas. Siempre que proceses una señal de audio y hagas una comparativa A-B (activando y desactivando el bypass), asegúrate que la sensación de volumen es exactamente igual con la señal sin procesar que con la señal procesada, ya que el volumen es un absoluto seductor que hará que pierdas de vista los verdaderos cambios sonoros que has realizado. De la misma manera, cuando compares tus mezclas con discos que ya están masterizados, regula la sensación de volumen para que analices exclusivamente la sonoridad. Lógicamente un tema ya masterizado sonará más fuerte que tu proyecto de mezlca, lo que es normal por otro lado. 

  • Intenta mezclar siempre estando fresco. Si un proyecto te lleva demasiado tiempo, perderás la perspectiva sonora, te terminarás aburriendo y no podrás sacarlo adelante como en principio imaginaste. Seguramente el mayor potencial de los técnicos aparece en las primeras horas de trabajo de mezcla, cuando todavía no hemos perdido la frescura. Una retirada a tiempo es una victoria, así que si sientes que has perdido la frescura es hora de que apagues tu DAW y te vayas a casa... mañana será otro día.




Es sonido. Es MonsterTracks.
www.monstertracks.es